Stop the Crop

For a sustainable, GMO-free future

Control por parte de las multinacionales

Los cultivos modificados genéticamente están patentados, facilitando que la investigación, la mejora y al final la cadena alimentaria al completo esté controlada por unas pocas multinacionales biotecnológicas como Monsanto, Bayer, Syngenta, Pioneer y Dow. El mercado está dirigido por el deseo de estas empresas de vender tanto herbicidas como semillas, en una agresiva carrera por aumentar sus beneficios.

La patente de semillas, o las “patentes sobre la vida” son como cualquier otra patente. Legalmente impliden que nadie, excepto el titular de la patente use o venda su invento. Pero en este caso, los “inventos” son plantas, animales, trozos de ADN o tejido celular.

Hasta 1998 no estaban permitidas en la UE las patentes sobre la vida, ya que los seres vivos o sus componentes no podían ser considerados como “inventos”. Sin embargo, el desarrollo de la ingeniería genética supuso una fuerte presión por parte de los lobbies biotecnológicos que finalmente consiguieron que el Parlamento Europeo aprobara la “Directiva de patentes sobre la vida”, legalizando las patentes sobre cultivos alimentarios. Desde entonces, unas 900 patentes sobre animales y alrededor de 1800 sobre plantas han sido aprobadas por la Oficina Europea de Patentes. Y varios miles están en la lista de espera.

Patentes sobre la vida: beneficios para las grandes empresas

La posibilidad de patentar material genético ha decantado la balanza del poder económico hacia las grandes empresas. Tres grandes gigantes biotecnológicos controlan ya el 53% del mercado global de semillas. Las semillas campesinas, fundamentales para conservar las variedades locales de cultivo y la biodiversidad, están bajo amenaza.

Estas patentes perjudican también a agricultores y agricultoras por sus elevados precios y por la dependencia que generan de las empresas semilleras. Quienes compran semillas patentadas no pueden guardar semillas de un año para otro, si no que tienen que comprarlas cada año. Los mejoradores profesionales de semillas también tienen prohibido trabajar con estas plantas patentadas.

Pero además agricultores y agricultoras corren el riesgo de ser demandadas por estas grandes empresas en caso de verse contaminados de forma accidental. Cultivos como la colza son imposibles de controlar y distribuyen rapidamente el polen a través del viento y de insectos a los campos vecinos. En EE.UU., cientos de agricultores y agricultoras han sido demandados por Monsanto, Syngenta, BASF y Pioneer por cultivo ilegal de semillas patentadas. Hasta diciembre de 2012, Monsanto ha demandado a 410 productores y a 56 empresas agrarias por infracción de patentes.

Por ahora no se han producido casos de este tipo de denuncias en Europa, pero no hay ninguna razón para asumir que esto no sucederá si se aprueban cada vez más semillas transgénicas.

Detengamos las patentes sobre la vida

Europa necesita alimentos y explotaciones agrarias que proporcionen un medio de vida a agricultores y agricultoras, así como alimentos sanos para la población, que protejan la biodiversidad y que no contaminen el medio ambiente. Los cultivos tradicionales y las variedades locales, en combinación con las técnicas modernas de mejora vegetal, estarán siempre mejor adapatados a las condiciones locales, y son con diferencia más baratos que las semillas patentadas y la inversión permanente que requiere la producción de nuevas semillas y pesticidas.

The organisations sound a clear warning that a complex arsenal of herbicides would also be needed in the EU to delay weed resistance if any of the 14 herbicide resistant crops in the EU authorisation pipeline are ever approved – raising serious concerns about the overall impact on health and the environment caused by herbicide resistant crops.

One of the claims made by proponents of genetically modified crops is that GM technology increases farmers’ seed choices. They also claim that farmers in countries that restrict GMO production have fewer seed options. But recent research shows the opposite—that instead of increasing farmers’ choice, the introduction of GM crops has limited farmers’ seed options.

Páginas

The Center for Food Safety and Save Our Seeds investigate the role of seed patents in consolidating corporate control of global food supplies.

About the Stop the Crop campaign

This website and film present some of the dangers of GM-crops, and call for people across Europe and beyond to take action to stop them. We need a future of food and farming that benefits people and planet, and not the pockets of big business. We need to stop GM-crops from spreading across Europe. You can sign up for updates and alerts opposite.